Agencia de la ONU dice que Santa Lucía es viable como nuevo aeropuerto; habrá “cirugía mayor” al AICM

*En noviembre de 2013, meses antes de que el gobierno de Enrique Peña Nieto diera a conocer que...
NOTAS RELACIONADAS

proceso.com.mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En noviembre de 2013, meses antes de que el gobierno de Enrique Peña Nieto diera a conocer que el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se construiría en la zona del exlago de Texcoco, la Organización de Aeronáutica Civil Internacional (OACI) envió una larga opinión técnica a favor de la base aérea de Santa Lucía como una “poderosa opción” para ser una terminal sustituta del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Párrafos sustanciales de este documento, desconocido hasta ahora, fueron dados a conocer por el futuro titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el ingeniero Javier Jiménez Espriú, quien indicó que este mismo estudio fue solicitado en septiembre de 2018, después del proceso electoral.

“La Base Aérea de Santa Lucía se encuentra a 36 kilómetros aproximados del AICM, distancia que se reduciría si lo que medimos es la separación de espacios aéreos. Es una zona despejada con buena climatología local, con características mecánicas del terreno que no parecen tener especiales notaciones críticas y dispone de espacios para crecer, en principio de manera moderada”, opinó la OACI.

“Las trayectorias principales de operación son compatibles entre ambos aeropuertos, aunque lo serían menos con un hipotético aeropuerto en Texcoco”, indicó la agencia de Naciones Unidas en relación con la otra opción analizada en el extenso documento de 160 cuartillas, que a partir de hoy fue subido al micrositio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En rueda de prensa, Jiménez Espriú subrayó que ante este documento “la opción de Santa Lucía y el Aeropuerto Internacional Benito Juárez es viable, es factible”.

“Cirugía mayor” al Aeropuerto Benito Juárez

Frente a esta “circunstancia superviniente”, Jiménez Espriú afirmó que en el próximo gobierno se hará una “cirugía mayor” al actual AICM, donde será necesaria una inversión de entre 3 mil a 5 mil millones de pesos para frenar el hundimiento, remodelar las pistas y modernizarlo con infraestructura de última generación vinculada a la tecnología satelital conocida como PBN.

En segundo lugar, advirtió, “vamos a tener que modernizar e implementar el servicio del actual Aeropuerto Internacional de Toluca”. El objetivo será incrementar de los 700 mil pasajeros anuales de ahora a 10 o 12 millones de pasajeros al año.

De esta manera, precisó, se crearía un Sistema Aeroportuario Toluca-México para lograr un servicio de al menos 60 millones de pasajeros (50 millones en el AICM y 10 millones en Toluca), “muy parecidos a los que se atenderían en la primera etapa del NAIM”.

Si se transforma la base aérea de Santa Lucía para integrar a un Sistema Aeroportuario con el AICM y Toluca, “se podrían atender hasta 110 millones de pasajeros”.

Añadió: “El aeropuerto de Texcoco (NAIM) tiene resuelto el financiamiento del año próximo, pero se requieren 88 mil millones de pesos más para terminar la primera fase”, pero hasta 2024.

“No tenemos definido qué vamos a hacer con el NAIM”, ya que dependerá de los resultados de la próxima consulta que se realizará entre el 25 y 28 de octubre, así como de la decisión que adopte el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, precisó el futuro titular de la SCT.

En realidad, admitió el funcionario, la opción no es sólo seguir con el NAIM en Texcoco o modernizar la base aérea de Santa Lucía, sino que ambas opciones se complementarán con un sistema aeroportuario que incluiría Toluca y el AICM Benito Juárez, mientras se concluye todo el sistema nuevo.

La consulta

A pregunta expresa, Jiménez Espriú indicó que todo lo correspondiente a la próxima consulta no le corresponderá a su equipo, sino a un grupo civil encabezado por la Fundación Arturo Rosenbuelth.

El vocero del próximo gobierno, Jesús Ramírez Cuevas, afirmó que el lunes 15 se realizará una conferencia de prensa para dar a conocer los detalles de esta consulta que se realizará durante cuatro días en 538 municipios del país que abarcan el 80% de la población nacional e incluye a todas las capitales de las 32 entidades.

“Habrá dos instrumentos: una consulta abierta en las urnas, acompañada de información con ventajas y desventajas de las opciones de Santa Lucía y el NAIM. Por eso se realizará durante cuatro días. Y, además, se realizará una encuesta domiciliaria” cuyos detalles de costo, cobertura y reglas, se darán a conocer ese día.

Ramírez Cuevas indicó que para evitar la posibilidad de que alguien vote más de una vez o se pueda hackear, quienes sufraguen se registrarán en una aplicación digital (AP) “cerrada” que sólo controlarán los organizadores.