Desalojan a Paracaidistas del Hotel Moranda en Avenida de Ingreso

* Esta propiedad la perdió en un juicio Arturo Altamirano Shehab, y los actuales propietarios reclamaron el inmueble a través de una demanda de desalojo a los paracaidistas instalados en esta propiedad privada. La fecha se llegó y este viernes 09 de agosto del 2013, fueron desalojados.

Por la Redacción de NoticiasPV.com/ Antonio Retes

Después de las 15:00 horas, en el domicilio ubicado en la avenida de ingreso, junto al OutBack, lo que antes se conocía como hotel Moranda, fueron desalojadas diez familias que estaban instaladas en esta propiedad privada, por lo que la autoridad judicial ordenó el inmediato desalojo de los “paracaidistas”.

Los apoderados legales de la propiedad se hicieron presentes para reclamar su patrimonio, el cual ha estado invadido por más de diez años, de ahí que iniciaron una demanda, misma que quedó radicada en el Juzgado 15 de lo Civil en la Ciudad de México.

Una vez girado la orden de desalojo, el Juez turnó a los juzgados en Puerto Vallarta, dar cumplimiento a la sentencia, refiriendo el inmediato desalojo, de ser necesario con la fuerza pública.

No hubo mayores incidentes, únicamente la resistencia y el temor de las familias que se preguntaban: “¿ahora dónde vamos a vivir?”. La apoderada legal hizo hincapié no tener el interés de perjudicarlos, sólo reclamaba su propiedad, por tal motivo puso a su disposición varios camiones de volteos para trasladar las cosas de las personas al lugar que indicaran.

Una vez cumplido el desalojo, la empresa de Seguridad SEPEPSA, tomó en resguardo el edificio para impedir otra invasión.

Por voz de los propietarios se confirmó que esas instalaciones serán demolidas, y quienes hoy se ostentan como dueños del inmueble, es porque le ganó en juicio por adeudo a Arturo Altamirano Shehab.

UN DATO:

Un dato para recordar sobre lo que fue el hotel Moranda, es que durante varios años, cuando una productora filmó una escena de una película de acción en lo que era el restaurante del hotel y lo incendiaron, quedó a resguardo de un supuesto empleado del hotelero Arturo Altamirano, quien comenzó a rentar cuartos a ciertas personas.

Luego, se rumoró que les darían prestación de vivienda en esos cuartos a los empleados del hotel Coco Club – luego Blue Bay-, pero ni una cosa ni otra se lograba confirmar.
Finalmente fueron personas totalmente ajenas a los dueños, representantes legales o cuidadores, los que tomaron esos cuartos, con instalaciones eléctricas externas -colgados de CFE ilegalmente-.

y es hasta hoy cuando retoman la posesión del inmueble, quedando la incógnita si también será demolido para vender el terreno, como pasó con el Blue Bay que estaba junto al Sheraton.