¿El narco impulsó el bitcoin?

*Las criptomonedas, principalmente, el bitcoin, se están conviertiendo en una de las plataformas digitales...

dineroenimagen.com

CIUDAD DE MÉXICO. – Las criptomonedas, principalmente, el bitcoin, se están conviertiendo en una de las plataformas digitales más efectivas para lavar dinero del narcotráfico.

Ahora la DEA en Estados Unidos está buscando cómo frenar este problema que crece cada año desde 2010.

Según su documento, Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas 2017, las organizaciones criminales transnacionales están siendo bien asesoradas para usar las monedas virtuales, y blanquear ganancias ilícitas.

En este ramo sobresalen organizaciones delictivas mexicanas como los cárteles de Sinaloa, de los Beltrán-Leyva y el Cártel Jalisco Nueva Generación, están siendo bien asesoradas para usar las monedas virtuales, y blanquear ganancias ilícitas.

Vamos a contextualizar
Las ventas de drogas en Estados Unidos, el país más consumidor del mundo, representan alrededor de 64 mil millones de dólares, o el 21% de los 300 mil millones de dólares en ganancias ilícitas generadas, actualmente, por todas las formas de delincuencia de este país.

El tráfico de drogas es una “empresa muy intensiva en efectivo”, por lo que las organizaciones criminales deben superar varios obstáculos para blanquear y gastar con éxito los beneficios ilícitos.

En años anteriores, los métodos preferidos para trasladar y blanquear ganancias ilícitas, es decir, el contrabando de dinero a granel, era usar los sistemas de transferencia de dinero, el lavado de dinero basado en el comercio y el sector bancario formal. Hoy el bitcoin y otras monedas virtuales permiten que los cárteles transfieran, fácilmente, ganancias ilícitas a escala internacional.

En 2016, la autoridades estadunidenses informaron de más de dos mil 800 incidentes de confiscación de efectivo a granel por temas de narcotráfico, por un total de más de 336 millones de dólares. Esto significó un descenso de 27 por ciento con respecto a los 464.2 millones de dólares del año anterior en decomisos de efectivo informados.

Desde 2010, ha habido una disminución constante en la cantidad bruta de incautaciones de efectivo a granel en todos los Estados Unidos. Esta baja podría ser indicativa del uso de otros métodos más discretos para mover dinero ilícito como las criptomonedas, y hasta podría explicar el boom que ha tenido el bitcoin en los últimos años.

Las organizaciones criminales trasnacionales, como las denomina la DEA, han estado utilizando las monedas virtuales debido a su naturaleza anónima y facilidad de uso. El bitcoin es la forma de pago más común para la venta de drogas en los mercados de redes oscuras como la denominada Deep Web, y está surgiendo como un método deseable para transferir las ganancias de la venta de drogas ilícitas a escala internacional.

Si ponemos en contexto que el bitcoin es la moneda virtual más utilizada en el mundo debido a su longevidad y creciente aceptación en empresas e instituciones legítimas de todo el mundo, no sería disparatado pensar en su uso e impulso por parte del narcotráfico mundial.

Para la DEA, China ha sido un centro permanente para los esquemas de comercio basado en el lavado de dinero, a través de los cuales el crimen organizado compra grandes envíos de productos “Made in China” a través de transferencias electrónicas o en efectivo a granel desde Estados Unidos.

Tradicionalmente, estos bienes chinos se envían a empresarios de México y América del Sur que reembolsan a los criminales en moneda local.

Sin embargo, hoy en día muchos productos de fabricación con base en el país asiático utilizan esquemas de lavado de dinero con bitcoins. Esta criptodivisa es muy popular en China porque se puede utilizar para transferir valor de forma anónima en el extranjero, eludiendo los controles de capital de este país.

Desde que Estados Unidos y otros países han impulsado nuevas estrategias para el escrutinio de los bancos al enviar dinero a los fabricantes chinos, se ha complicado para el narcotráfico lavar dinero.

Sin embargo, una organización criminal que compre bitcoin a través de un negocio de servicios monetarios con licencia, no se verá sometida a un mayor escrutinio cuando transfiera sus ganancias en moneda virtual a China. Mucho del crimen organizado compra bitcoins a personas que los venden en internet, e inclusive el Banco de Pagos Internacionales (BIS) ya fue alertado sobre la situación, y está buscando que se frene esta práctica.

El mismo titular del BIS, Agustín Carstens, sabe que mucho del crimen organizado está convirtiendo sus ganancias por la venta de drogas de efectivo a bitcoin, y compran productos chinos sin temor a la supervisión de una institución financiera formal.

Los vendedores de este tipo de monedas virtuales atraen a dos tipos de clientes: aquellos que quieren usar bitcoin para sacar su dinero de China, y aquellos que quieren convertir grandes cantidades de efectivo en bitcoin. La DEA ha identificado este tipo de lavado, y asegura que buscará mejores procesos de trabajo con países como México, para frenar este ilícito.