Embarazo adolescente, una consecuencia de la desinformación sexual

*La sexualidad es un tema del que no se quiere hablar, aunque está presente siempre...

jornada.com.mx

La sexualidad es un tema del que no se quiere hablar, aunque está presente siempre. La censura ha propiciado que en el país existan el embarazo adolescente, las infecciones de transmisión sexual y la violencia de género, señaló el Grupo de Estudios sobre Derechos, Género y Diversidades.

No obstante, en las escuelas de educación básica el tema no se trata abiertamente, pues se impone la postura conservadora que abona a la desinformación. Desde que se instauró la tradición cultural católica el tema se ha censurado de manera reiterativa, dijo Leonardo Bastida, integrante de la asociación.

Para que se pudiera mencionar el virus de la inmunodeficiencia humana en un libro de texto tuvieron que pasar más de 10 años desde que se detectó el primer caso en el país, expuso en entrevista.

La represión de la sexualidad, dijo, se plasmó por mucho tiempo incluso dentro de códigos civiles y actualmente en algunos municipios se detiene a parejas homosexuales con el argumento de que violentan las buenas costumbres.

Anadshieli Morales, en tanto, expuso que la desinformación es un factor que fomenta prejuicios sobre la sexualidad, pues se piensa que el placer, la masturbación y las relaciones sexuales son malas y antinaturales.

Bastida agregó que continuamente se asocia a la sexualidad con el coito, aunque también tiene que ver con otros aspectos, como los vínculos afectivos y emocionales, así como el conocimiento del cuerpo.

No tratar el tema desde otra perspectiva, asentó, genera carencias emocionales que en muchos casos derivan en violencia de genero. Los hombres no se acostumbran a ver a las mujeres como otro ser humano, sino como un objeto y por eso las violentan.

Para Morales, un aspecto preocupante es la coerción sexual que tiene que ver con chantajes o engaños en el ámbito de las relaciones sexuales que muchas veces desconocemos, pero están presentes.

Por ello, el Grupo de Estudios sobre Derechos, Género y Diversidades realiza talleres para derribar prejuicios. Trabaja con contenido cultural y experiencias cotidianas para cuestionar a las personas y que así conozcan qué tanto son autónomas y responsables al ejercer su sexualidad.