Funeraria negó entregar cuerpo a la familia; exigía certificado de defunción

*El esposo de doña Hortensia, don Hernando, falleció a las 7 y media de la mañana en su domicilio en Punta Mita por causa natural. Personal de la Fiscalía General de Nayarit, a pesar de la negación de la familia entregó el cuerpo a la funeraria de turno con el compromiso de que la funeraria que contrato el DIF Municipal de Bahía de Banderas para apoyar a la familia recogiera el cuerpo y el certificado de defunción en sus instalaciones ubicadas en Bucerias, pero no fue así...

Por Paty Aguilar

Por intereses ajenos a su trabajo de servidores públicos, personal de la Policía Investigadora de la Fiscalía General de Nayarit, asignados en la comunidad de Bucerias, Bahía de Banderas, sin respetar el sentir y la decisión de la familia doliente que acababa de perder a su ser querido, don Hernando, que falleció de muerte natural a las 7 y media de la mañana de este martes 8 de enero 2019, tras denostar al propietario de una funeraria que el DIF Municipal de Bahía de Banderas, contrato para apoyar a esta familia de Punta Mita, la cual no está contemplada en la lista de turnos de las funerarias que se quedan de guardia, debido también a intereses oscuros entre funerarias y servidores públicos, lograron persuadir a la familia, que en todo momento se negó, hasta que la convenció de que la funeraria en turno se llevara el cuerpo de don Hernando a sus instalaciones de Bucerias donde le entregaría el cuerpo a la funeraria que contrato el DIF, así como el certificado de defunción que elaboraría la médico legista, que no tendrían ningún problema, pero no fue así, dicha funeraria negó entregar el cuerpo hasta que le entregaran el certificado de defunción, que por supuesto no traían en ese momento.

La esposa de don Hernando, QEPD, doña Hortensia, empezó a ponerse nerviosa, porque el propietario de funeraria La Paz, Nicolas Rodríguez, a fin de respetar lo que la policía investigadora le dijo a la familia sobre la elaboración del certificado de defunción, espero a que la funeraria llamara al comandante para informarle que Nicolas no llevaba el certificado.

Vía telefónica el comandante en turno le dijo a Nicolas que efectivamente debía entregar dicho documento, entonces Nicolas le pregunto que, si la doctora Bimbela no haría el certificado (ya que la señora Hortensia le había dicho eso a Nicolas que el comandante le dijo en su domicilio por la mañana) entonces el comandante le respondió que ella (médico legista) estaba muy “enguazada” pero que si quería esperarse, ella lo haría más tarde, pero que sin embargo, él ya le había dicho a la familia que el medico tratante del occiso podía elaborar el certificado, ante esto, Nicolas le contestó que él conseguiría el formato porque la funeraria no le quería entregar el cuerpo hasta que le diera el certificado de defunción.

Sin embargo, en el centro de salud de Bucerias, el medico de turno, le negó el formato con el argumento que solo podía entregar el documento a un médico que le mostrara la cedula profesional o bien que se lo autorizara el jefe de la unidad médica que en esos momentos tampoco estaba. Pero antes, Nicolas le pregunto a ese medico por la doctora Bimbela, si ella había pasado por ahí y le explico lo que estaba ocurriendo, motivo por el cual necesitaba el multicitado documento.

El galeno llamo a doctora Bimbela, le hizo saber que Nicolas estaba pidiendo el formato, que ella iba a llenarlo, según le había informado Nicolas, pero la doctora, le contestó muy molesta que ella no sabía de ese deceso, pero tampoco le autorizo al medico que le diera el formato a Nicolas ya que ella tiene rencillas personales con el propietario de funeraria La Paz, y es que así trabajan entre los propietarios de las funerarias, a ellos se les dan los formatos y luego lo entregan al comandante con la certificación del médico tratante del occiso y cuando no hay medico tratante, entonces la médico legista, esta obligada a hacerlo. Ante esta situación, como se menciona arriba, Nicolas llamo al comandante y este le dijo que fuera a su oficina para explicarle mejor. Ahí, la esposa de don Hernando, reafirmó lo que el comandante le había dicho en la mañana, que se había comprometido a que no tendrían ningún problema, que se les entregaría el cuerpo y el certificado, el comandante no aceptó lo dicho por la señora y pidió que mejor se acercaran a la agente del Ministerio Público, como así fue.

Tras escuchar la MP sobre cómo ocurrieron los hechos, la señora volvió a repetir lo mismo, el comandante a negar que así había sido, reconoció que si le había dicho sobre llevar el cuerpo a la funeraria de turno aun a pesar de que la familia le había dicho que no, que ellos ya tenían el servicio de la funeraria La Paz, por apoyo del DIF Municipal, pero que aceptaron porque en la funeraria de Bucerias le entregarían el cuerpo de su esposo sin ningún problema.

Las aclaraciones entre dimes y diretes, obligo a la agente del Ministerio Público, autorizar a la funeraria que les entregaran el cuerpo y que posteriormente, Nicolas entregara el certificado de defunción, tal y como desde un principio debió haber sido.

La familia se dio cuenta del manejo irregular que los funcionarios tratan estos sucesos tan tristes y dolorosos para las familias. Se dieron cuenta de la falta de atención y respeto por parte del medico del centro de salud y la medico legista que en sus manos estaba autorizar al medico le entregara el formato a Nicolas sin la necesidad de la intervención de la agente del Ministerio Público.

Fue hasta casi las tres de la tarde, que doña Hortensia se pudo llevar a su esposo a Punta Mita ya en la carroza de la funeraria La Paz.