Genes de conejo ayudan a una planta a purificar mejor el aire

*La planta transgénica es una liana muy común en los hogares como planta de interior, aunque que muchos desconocen su eficacia contra las sustancias tóxicas...

actualidad.rt.com

Una liana genéticamente modificada mediante la introducción de un gen de conejo se perfila como un remedio muy eficaz contra varios compuestos tóxicos presentes a menudo en el aire en los hogares. Un grupo de expertos en bioingeniería demostró en una serie de pruebas que este pequeño cambio en el ADN de la planta multiplica su capacidad para extraer benceno y cloroformo.

La planta modificada pertenece a la especie ‘Epipremnum aureum’, una popular liana de maceta comúnmente conocida como potus, especifica un artículo publicado esta semana por la revista de la Sociedad Estadounidense de Química. Hace décadas un ensayo de la NASA señaló esta planta como una de las más eficaces contra la contaminación ambiental en interiores.

Además de las sustancias mencionadas, esta planta elimina del aire el formaldehído y el xileno, entre otras. Sin embargo, un hogar necesita varias macetas de potus para que el efecto desintoxicante se alcance plenamente. Los científicos se plantearon el objetivo de intensificar la adsorción y lo consiguieron modificando genéticamente la liana con la encima citocromo P450 2E1.

Los autores del experimento, afiliados a la Universidad de Washington, tomaron ese gen de un conejo, pero en realidad es común en todos los mamíferos, algo que implica que igualmente podría provenir de una persona. En humanos esta proteína es responsable de convertir el benceno en fenol y degradar el cloroformo en dióxido de carbono e iones de cloruro.

Numéricamente, los efectos de la limpieza del aire con la liana transgénica son inmejorables. La concentración de cloroformo se redujo en un 82% después de tres días y al sexto día era ya prácticamente nula. El benceno desaparecía más lentamente, pero hacia el octavo día su presencia había disminuido en un 75%.

El potus, esté modificado o no, no crece en climas templados, afirman los científicos, de manera que los ejemplares transgénicos no podrán propagarse a través del polen o las semillas.