Hay inquietud por la consulta pública del proyecto Punta Paraíso San Pancho

· Este proyecto consiste en la construcción de dos edificios de 6 pisos y uno de dos niveles, los cuales alojarán 44 viviendas turísticas, así como área recreativa que incluye alberca, bar, terrazas, estacionamiento, sanitarios, andadores y áreas verdes, lo que deviene en desarrollo y crecimiento que cambiaría la vida de San Pancho.
NOTAS RELACIONADAS

Por Paty Aguilar
NoticiasPVNayarit

Desde hace algunos días, los pobladores de la comunidad de San Pancho, están inquietos porque existe un proyecto denominado Punta Paraíso San Pancho, con el cual, la vida cotidiana de este destino turístico cultural, prácticamente su infraestructura turística cambiara radicalmente, de ser un pueblo con casas típicas y edificios pequeños de menos de tres pisos, a un pueblo con edificios de 6 pisos que se ubicaran frente a la playa.

Y precisamente ante esta inquietud, se dio a conocer a la comunidad el manifiesto de impacto ambiental de dicho desarrollo, esto con la finalidad de que el pueblo tenga conocimiento y opine al respecto, es decir, los desarrolladores están en la disposición de socializar el proyecto para tener la anuencia de la comunidad.

Cabe mencionar que en San Pancho, existen diversos grupos que tienen también ideas diversas sobre permitir o no en su pueblo la construcción de edificios de 6 pisos, aunque el Reglamento Municipal en la materia lo permite y de eso están conscientes, sin embargo, hay grupos que opinan que dichos edificios en su pueblo no deben rebasar los tres niveles.

Aquí la opinión que publicó en su muro del Facebook, Eric Saracho, al respecto, la cual describe por los momentos de incertidumbre que están pasando y también hace un exhorto al dialogo respetuoso:
“Algunas personas opinan que el edificio del proyecto Punta Paraíso es una oportunidad y será benéfico otras piensan que sin duda es una amenaza y será perjudicial.

La apertura de la información a la comunidad es indispensable para ver las cosas objetivamente tanto los posibles beneficios como sus costos o implicaciones irremediables.

Sin duda elevar la cota al máximo permitido de SEIS pisos cambiará para siempre la fisonomía del pueblo y el intentar instalar el máximo posible de habitaciones / ha: 62 unidades en ese lote céntrico presupone la densificación de la zona medular del pueblo, lo cual sin duda traería nuevos y diversos desafíos.

Sin miedo a lo nuevo y abiertos al desarrollo y al crecimiento hay que ser valientes y atreverse a informarse, a opinar fundadamente y a ESCUCHAR respetuosamente para juntos construir una comunidad más armónica y más sustentable cuidando el TESORO que aún es San Pancho y abrazando, como siempre lo ha hecho, El Progreso bien intencionado y racional. No es necesario descalificar o atacar, ni sutil ni frontalmente, el diálogo y la adecuada expresión de las ideas es lo único que construirá un buen camino común. Aunque tengamos diferente manera de ver o de pensar el futuro hay que encontrar ese lugar en el que el diálogo es posible y la comunidad es feliz aún frente a los procesos de cambio. Crecer y desarrollarse es un derecho, definir los cómos de manera responsable es una Obligación.”