Joven transgénero deja nota suicida y culpa a sus religiosos padres de su muerte

* Leelah Alcorn se quitó la vida lanzándose al paso de un tráiler en una autopista luego de que sus padres cristianos se negaron a reconocerlo como mujer.
NOTAS RELACIONADAS

COLUMBUS, 31 de diciembre.- Un adolescente transgénero que cometió suicidio arrojándose al paso de un tráiler en Ohio dejó una carta en la que culpa de su muerte a sus padres.

Leelah Alcorn, de 17 años, murió el pasado domingo por la madrugada en la interestatal 71, a unos kilómetros de su casa.

El estudiante de preparatoria dejó en su cuenta de Tumblr una nota suicida donde acusa a sus padres cristianos de negarse a reconocerlo como mujer.

Medios locales así como la escuela preparatoria donde estudiaba el joven informaron sobre la noticia utilizando el nombre de nacimiento del joven, Joshua.

Encabeza transgénero oficina de diversidad sexual en Oaxaca

Jefe de ejército estadunidense abre puerta a transgénero

FOTOGALERÍA: Genna Rocero, la modelo transgénero

Alumnos van en falda a escuela en apoyo a amiga transgénero discriminada

Premios Emmy nominan a la primera actriz transgénero

Familiares de transgénero detenido piden cambio de reclusorio

Encabeza transgénero oficina de diversidad sexual en Oaxaca

Jefe de ejército estadunidense abre puerta a transgénero

FOTOGALERÍA: Genna Rocero, la modelo transgénero

Alumnos van en falda a escuela en apoyo a amiga transgénero discriminada

Premios Emmy nominan a la primera actriz transgénero

Familiares de transgénero detenido piden cambio de reclusorio
Joven transgénero deja nota suicida donde culpa a sus religiosos padres de su muerte

Leelah Alcorn se quitó la vida lanzándose al paso de un tráiler en una autopista luego de que sus padres cristianos se negaron a reconocerlo como mujer
Share on facebookShare on twitterShare on google_plusone_shareShare on emailMore Sharing Services
COMPARTIR 31/12/2014 09:21 Redacción
Leelah Alcorn, de 17 años, se quitó la vida luego de años de luchar contras las creencias religiosas de sus padres. FOTO: Tumblr
Leelah Alcorn, de 17 años, se quitó la vida luego de años de luchar contras las creencias religiosas de sus padres. FOTO: Tumblr
COLUMBUS, 31 de diciembre.- Un adolescente transgénero que cometió suicidio arrojándose al paso de un tráiler en Ohio dejó una carta en la que culpa de su muerte a sus padres.

Leelah Alcorn, de 17 años, murió el pasado domingo por la madrugada en la interestatal 71, a unos kilómetros de su casa.

ADVERTISEMENT

El estudiante de preparatoria dejó en su cuenta de Tumblr una nota suicida donde acusa a sus padres cristianos de negarse a reconocerlo como mujer.

Medios locales así como la escuela preparatoria donde estudiaba el joven informaron sobre la noticia utilizando el nombre de nacimiento del joven, Joshua.

La madre del joven, Carla Wood Alcorn, publicó un mensaje despidiéndose de su hijo en su página de Facebook, pero se refirió a él como su “hijo” y utilizó su nombre de nacimiento, sin mencionar el suicidio.

LA CARTA PÓSTUMA DE LEELAH

Si están leyendo esto, significa que cometí suicidio y obviamente no pude borrar este escrito de mis notas programadas.

Por favor, no estén tristes, es lo mejor. La vida que iba a vivir no valía la pena vivirla porque soy transgénero. No puedo explicar detalladamente por qué me siento de esa forma, pero esta nota probablemente será lo suficientemente extensa. Para ponerlo de forma simple, me siento una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre y así me he sentido desde que tenía 4 años. Nunca supe que había una palabra para describir ese sentimiento, ni que era posible que un niño se convirtiera en una niña, por lo que nunca le dije a nadie y continué haciendo cosas de niños para intentar encajar.

Cuando tenía 14 entendí lo que significaba ser transgénero y lloré de felicidad. Luego de 10 años de confusión finalmente entendí quién era yo. Inmediatamente le dije a mi mamá y ella reaccionó de forma extremadamente negativa, diciéndome que sólo era una fase, que nunca sería una niña de verdad, que Dios no comete errores, que estaba mal. Si están leyendo esto, padres, por favor no les digan eso a sus niños. Así sean cristianos o estén contra la gente transgénero nunca lo digan a alguien, especialmente a sus niños. Eso no logrará nada más que ellos se odien a sí mismos. Eso es exactamente lo que me hicieron a mi.

Mi mamá comenzó a llevarme a un terapeuta, pero sólo me llevó a terapeutas cristianos (los cuales todos eran parciales) por lo que nunca obtuve la terapia que necesitaba para curar mi depresión. Sólo obtuve más cosas cristianas, como que era un egoísta y estaba mal y que debía voltear a ver a Dios por ayuda.

Cuando tenía 16 años me di cuenta que mis padres nunca cederían y que debía de esperar a tener 18 años para comenzar mi tratamiento de transición, lo cual me rompió totalmente el corazón. Entre más esperes, más difícil es la transición. Me sentía sin esperanzas, ya que sólo iba a ser un hombre vestido de mujer el resto de mi vida. En mi cumpleaños 16, cuando no tuve el permiso de mis padres para comenzar la transición, lloré hasta quedarme dormida.

Me formé una actitud tipo “púdranse” con mis padres y salí del closet en la escuela, pensando que quizá si me declaraba transexual sería menos shockeante. Aunque la reacción de mis amigos fue positiva, mis padres estaban enojados. Se sentían como si yo estuviera atacando su imagen y que los estaba avergonzando. Querían que yo fuera el perfecto niño heterosexual cristiano y eso era obviamente algo que yo no quería.

Me sacaron de la escuela, me quitaron mi computadora y mi teléfono, me prohibieron entrar a cualquier tipo de red social, aislándome completamente de mis amigos. Esto fue probablemente la parte de mi vida cuando estaba más profundamente deprimida y para mi sorpresa no me maté. Estuve completamente sola por cinco meses. Sin amigos, sin apoyo, sin amor. Sólo la decepción de mis padres y la crueldad de la soledad.

Al final del año escolar, mis padres finalmente cedieron y me dieron mi teléfono y me dejaron entrar a redes sociales. Estaba emocionada y finalmente tenía a mis amigos de vuelta. Estaban extremadamente emocionados de verme y hablar conmigo pero sólo al principio. Eventualmente se dieron cuenta que no les importaba una mierda y me sentí aún más sola que antes. A los únicos amigos que pensé que tenía sólo les agradaba porque me miraban cinco veces a la semana.

Luego de un verano de casi no tener amigos, más el peso de tener que pensar en la universidad, ahorrar dinero para irme, mantener mis calificaciones, ir a la iglesia cada semana y sentirme como mierda porque todos estaban en contra de todo por lo que vivía, decidí que había sido suficiente. Nunca voy a pasar de forma exitosa por una transición, aún si me voy. Nunca voy a ser feliz con la forma en que me veo o me escucho. Nunca voy a tener los suficientes amigos para sentirme satisfecha. Nunca voy a tener el suficiente amor para sentirme satisfecha. Nunca voy a encontrar a un hombre que me ame. Nunca voy a ser feliz. O vivo el resto de mi vida como un hombre solitario que desea ser una mujer o vivo mi vida como una mujer solitaria que se odia a sí misma. No hay nada que ganar. No hay forma de escapar. Estoy lo suficientemente triste. No necesito que mi vida se ponga todavía peor. La gente dice “estará todo mejor” pero en mi caso no es cierto. Se pone peor, cada día está peor.

Eso es su esencia, es por eso que me siento con ganas de matarme. Lo siento si no es una buena razón para ustedes, pero es suficiente para mí. Como mi testamento, quiero que el 100% de las cosas que poseo legalmente sean vendidas y que el dinero (más mi dinero en el banco) sea dado a movimientos por los derechos civiles de los transgénero y grupos de apoyo, no me importa cual. La única forma en que descansaré en paz es el día en que la gente transgénero no sea tratada de la forma en que a mi me trataron, que sea tratada como humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos. El género necesita enseñarse en las escuelas, entre más temprano mejor. Mi muerte debe de significar algo. Mi muerte debe de ser parte del número de gente transgénero que cometió suicidio este año. Quiero que alguien vea ese número y diga: “qué jodido” y lo arregle. Arreglen a la sociedad. Por favor.

Adiós.

(Leelah) Josh Alcorn

En Facebook se abrió un sitio especial donde se pide aprobar una ley con el nombre del joven para prohibir que los niños transgénero sean sometidos a terapia para que acepten el cuerpo en el que nacieron.