No Queremos Policía Golpeadora: Santiago Centeno

Respecto a las últimas demandas que han interpuesto familiares de afectados

No Queremos Policía Golpeadora: Santiago Centeno

La primera respecto del hijo del profesor Manuel Borrayo y la segunda de la familia Viorato en la colonia Del Toro

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Para el regidor panista, integrante de la comisión de seguridad en el ayuntamiento, Santiago Centeno Ulín, no es factible que vuelva a predominar el “mote de policía golpeadora”, a las huestes de Armando Partida y Leonel Villaseñor, director y encargado operativo en la corporación porteña.
Lo anterior a colación por las denuncias que públicamente hizo en el primero de los casos el profesor Manuel Borrayo, quien relató su hijo fue golpeado por policías municipales en la delegación de Ixtapa.
Y el segundo y más reciente, el que hicieron familiares de apellido Viorato, quienes dijeron a Javier Bravo en el marco de Diálogos con Mi Presidente, celebrado en el Caloso, que policías de patrullas identificadas habían aparentemente abusado en el ejercicio del poder, durante las primeras horas del pasado domingo en la colonia Del Toro.
El edil panista dijo que a mediados del año pasado, hubo un caso que involucró al hijo de un empresario del Pitillal, quien denunció hechos de abuso de autoridad e hizo responsable al entonces encargado de la subdirección operativa Raymundo Rodríguez Cruz, a la postre retirado de su cargo de manera temporal, mientras se realizaban las investigaciones correspondientes y al no encontrar elementos, reinstalado de nueva cuenta.
En ese tiempo, dijo el edil, se registraron otros casos de denuncias por maltrato y la policía tuvo ese mote entres los ciudadanos, de que había en Puerto Vallarta una policía golpeadora.
El resto del 2007 e inicio del 2008, los índices de reportes por abuso de autoridad y exceso de violencia disminuyeron de manera gradual, empero de un par de meses a la fecha, parece que algunos policías, han regresado a estas viejas prácticas.
“No queremos ese mote para la corporación el de la policía golpeadora”, reiteró.
Aseguró que lo positivo es que los denunciantes en ambos hechos el de la familia Borrayo y Viorato, por lo menos documentado el primer caso las instancias son la Comisión Estatal de Derechos Humanos, CEDH y la oficina de asuntos internos, en la dirección de seguridad pública municipal, lo que garantiza imparcialidad en los resultados que arrojen las investigaciones.
En el más reciente, que involucra un par de hermanos en la colonia Del Toro, el asunto fue ventilado apenas este lunes en el programa Diálogos con Mi Presidente, aunque para el edil de AN, lo que llama la atención es que un elemento de la policía haya hechos detonaciones con arma de fuego, “eso solamente tengo entendido como último recurso”.
Santiago Centeno afirmó en ambos casos, estudiados en la oficina de asuntos internos, pedirá seguimiento y rendición de cuentas, si se debe castigar a alguien, “seré el primero en soslayarlo”.
En el caso de Manuel Borrayo, cuyo vástago fue golpeado por policías el caso es investigado en asuntos internos y por la CEDH, y a decir del alcalde Javier Bravo, se llegará hasta sus últimas consecuencias.
Mientras en el hecho que incluye a los hermanos Viorato, el caso fue denunciado ante el alcalde y los medios de comunicación, apenas el lunes pasado en el programa de asistencia social, Diálogos con Mi Presidente.

Versión de Afectados en la Colonia del Toro

Respecto a este incidente cabe advertir vecinos de la colonia del Toro, acudieron al Caloso con el alcalde, Javier Bravo, para denunciar que a dos jóvenes el pasado fin de semana, los golpearon policías municipales, porque al parecer tenían reporte de robo y portación de arma de fuego, cosa que es totalmente falsa, afirman familiares de los afectados.
Uno tercer hermano de los jóvenes, manifestó que fue testigo de los hechos y la forma en que actuaron los policías, dejó mucho que desear, las personas afectadas estuvieron remitidas en los separos y en constante atención médica, como parte de las lesiones que les propinaron los guardianes del orden.
Roberto Hernández Viorato fue la persona que hizo la denuncia pública a este medio, antes de que platicaran con el presidente municipal, Javier Bravo, en el marco del programa de cada lunes denominado Diálogos con Mi Presidente, celebrado en la colonia El Caloso.
Fueron los policías de la patrullas número 101, y de la 107, quienes golpearon a los jóvenes Ulises López Viorato, y a Ernesto Daniel López Viorato.
Los cargos que se les formularon, sin sustento alguno, fue primero de robo, portación de arma de fuego y de haber golpeado a los policías.
Los hechos, dijo, sucedieron en las primeras del domingo pasado en la colonia Del Toro de la delegación del Pitillal.
Estos hechos sucedieron concretamente en el cruce de las calles Guatemala y Revolución, a las 12 horas con 25 minutos de la mañana.
Roberto dijo que efectivamente sus hermanos Ulises y Ernesto, venían de una fiesta y reconoce que habían ingerido bebidas alcohólicas.
Estuvieron en el bar La Huerta de don Andrés, al salir, afirma el tercer hermano, la patrulla comenzó a seguirlos, pues habían recibido el reporte de que al parecer habrían asaltado a un joven.
Fue en el cruce de Guatemala y Revolución en la colonia Del Toro, que la patrulla número 101, los alcanzó y disparó cuatro balazos para que se detuvieran, cosa que no hicieron.
Los hermanos iban en el auto de Roberto Hernández Viorato, “ahorita mi carro está detenido y los acusan de portación de arma de fuego, pero no es así, al grado de que hasta el momento, el arma que dicen los policías llevaban mis hermanos nunca apareció y es falso que hayan asaltado a alguien”, dijo.
En el cruce antes referido y luego de los balazos, sometieron a los dos jóvenes y comenzaron a golpearlos.
Cerca del domicilio, “escuchamos los balazos, vecinos comenzaron a gritar y salimos para ver que ocurría, ahí nos dimos cuenta de la forma en la que trataron a mis hermanos, lo cual se me hace injusto y por eso estamos aquí”.
Los policías pidieron refuerzos y llegaron más patrullas, relata Roberto Hernández, a mi otro hermano también lo golpearon los policías, explicó.
Uno de los hermanos se encuentra actualmente hospitalizado en la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social número 42, como consecuencia de los golpes que recibió.
El otro hermano está en los separos a disposición del ministerio público, acusado de portación de arma de fuego, pero esta nunca la han mostrado, aclaró.
Los patrulleros de la unidad 107, dijeron esa noche “que les iban a dar una calentadita”, posteriormente los desaparecieron durante dos horas, después aparecieron en la delegación de Las Juntas”, dijo.

Versión Oficial de la DSPM

Siendo las 00:15 horas aproximadamente del 12 de octubre del 2008, a bordo de la unidad PV-96 los agentes Cesar Armando Guadiana y Saúl Martínez Torres, recibieron vía radio que se avocaran al apoyo, ya que en el restaurante de la Huerta de Don Andrés ubicado en la calle 20 de Noviembre, entre las calles de Guatemala y Bolivia, reportaba de base CARE, Eric arce que seis masculinos estaban agresivos con personal del lugar y que se decían ser AFI y que la unidad PV-90 ya se había aproximado al lugar. Por lo que al igual que la PV-96, la unidad PV-107 al mando de Héctor Ricardo López Rodríguez y Nelson Guadalupe Ramírez Diego, se enfilaron por la avenida Revolución y al dar vuelta por la calle Guatemala, se toparon de frente con un vehículo tsuru azul placas de circulación jdr1766 del estado de Jalisco y detrás de este venia siguiéndolo la unidad PV-90 al mando de Gustavo Toscano Murillo y Francisco Sabino Lorenzo, quienes señalaron al tripulante de dicho vehículo tsuru, que en la Huerta de Don Andrés, este acababa de participar en una riña, robando e intercambiando golpes, ocasionando lesiones a una persona de nombre Luís Navarro Montedeo, diciendo que era agente federal de investigación de la procuraduría general de la república. Por lo que, rápidamente los agentes descendieron de las unidades y observaron al sujeto señalado, por lo que inmediatamente se trató de interceptarlo, pero este se le zafo a Nelson Guadalupe Ramírez Diego y empezó a tirar de golpes con pies y manos, logrando asestar al agente Cesar Armando Guadiana dos golpes con el puño cerrado en la cara a la altura del ojo izquierdo y tres golpes en el abdomen logrando sofocarlo, por lo que entre el agente Héctor Ricardo y Nelson Guadalupe lograron colocarle las esposas a dicho sujeto agresivo, el cual mostraba demasiada fuerza, como de andar bajo los efectos de alguna droga, mencionando que cuando los policías lo estaban controlando se escucharon detonaciones de arma de fuego desconociendo quien las haya hecho y a quien le tiraron, así también arribando al lugar la unidad PV-101 al mando de José Manuel Mora Lugones y Rogelio Arce López y al subir a la patrulla PV-107 al ahora detenido, y al revisarlo, Gustavo Toscano le encontró entre sus ropas una navaja color plata y café con la leyenda de López-Viorato, así mismo llegó al lugar Ernesto Daniel López Viorato logrando empujar a varios compañeros policías, así como tirándo golpes con pies y manos y gritándonos suelten a mi hermano hijos de su puta madre, situación que aprovechó Ulises López Viorato, para intentar zafársele al compañero Rogelio Arce López, tirando de golpes con los pies a los compañeros, por lo que se procedió a controlarlo con ayuda de Nelson Guadalupe Ramírez y el agente Saúl Martínez Torres, así mismo a Ernesto Daniel López Viorato, se le indicó que se retirara que no estuviera interfiriendo la labor policial, pero este hizo caso omiso y de nueva cuenta arremetió tirando golpes con pies y manos, diciendo que a como diera lugar se iba a llevar a su hermano, por lo que inmediatamente se le controló y esposó, y al revisarlo se le encontró entre sus ropas una navaja color plateada. Así también quien dijo llamarse Luís Navarro Montedeo reiteró que a dicho sujeto Ulises López Viorato, lo reconocía sin temor a equivocarse que momentos antes en el restaurante de la Huerta de Don Andrés con el cual había intercambiado golpes, cayendo en varias ocasiones al suelo, pero que dicho sujeto agresor junto con otros le habían robado su cartera así como diciéndole que eran agentes federales de la procuraduría general de la república. Razones por las que siendo las 00:50 horas se procedió a trasladar en la unidad PV-107, a Ulises López Viorato y Ernesto Daniel López Viorato al área de retención de Seguridad Pública, Cabe hacer mención que en el trayecto Ulises López Viorato iba diciendo a los agentes que saliendo los iba a matar que al cabo el era gente del chapo guzmán y que al cabo en su casa tenia armas de fuego cuerno de chivo. Al llegar a los separos municipales Ulises López Viorato, refirió que se sentía mal, mencionando el doctor de guardia José Luís Collazo, que primero fuera trasladado Ulises al hospital regional, por lo que inmediatamente se procedió y en dicho hospital regional después de esperar turno ya que había mucha gente, lo atendieron médicamente y sacándole radiografías y parte de lesiones al ahora detenido, posteriormente se trasladaron nuevamente a los separos municipales, y al llegar nuevamente Ulises López Viorato, refirió que se sentía mal, expresando el doctor Collazo que fuera trasladado, por lo que al arribar nuevamente al hospital Regional dicho detenido se negó a recibir atención médica, levantando constancia el doctor Vidal Ignacio Meza, diciendo dicho detenido que lo podían atender en el IMSS en la clínica 42, por lo que fue trasladado a dicha clínica quedando internado en calidad de detenido bajo custodia del policía de línea Carlos Barcenas Cruz. Así también quedó en calidad de detenido en el interior de los separos municipales Ernesto Daniel López Viorato y el vehículo asegurado tsuru azul placas de circulación jdr1766 del estado de Jalisco en el interior del corralón de grúas Valencia, las dos navajas quedaron a disposición de la autoridad competente.