Parte Baja en la UMA, Total Desastre

* Han transcurrido varios años y el panorama en el edificio gubernamental de la unidad municipal administrativa, UMA en Portales sigue dejando mucho que desear.

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Tétrico panorama.

Parte baja de la unidad municipal administrativa. Ya han transcurrido varios años y el panorama actual en el edificio gubernamental de la unidad municipal administrativa mejor conocida como la UMA en el fraccionamiento Portales sigue dejando mucho que desear.

Desde que se edificó el inmueble, en el gobierno del entonces alcalde priista, Salvador González, este ya presentaba problemas graves.

Locales comerciales en renta a favor de su señor padre, Rafael González Pimienta, una serie de irregularidades por el cambio que ocasionó la salida de muchas de las dependencias antes ubicadas en el recinto del centro hacia Portales.

Lo mismo que el estado físico del sistema de los elevadores, que han costado casi la vida a más de una persona, las que han quedado atrapadas en algunos momentos.

La estructura misma del estacionamiento subterráneo, la cual deja mucho que desear, lo mismo deficiencias eléctricas de toda la vida.

Plafones que han caído en el interior de algunas de las dependencias y lo que actualmente no se ha podido superar, es el abandono en el que se encuentran algunas estructuras localizadas en la parte baja del complejo que alberga diversas dependencias y juzgados.

Desde el ingreso al edificio, llegando por la plaza central o en uno de sus costados, el panorama es deprimente, con una serie de locales vacíos, destrozados y en total abandono, algunos de los cuales se ubican como anexos al edificio mismo de la UMA.

Al interior de la estructura y administración misma de la unidad municipal existen problemas legales que han impedido poder cristalizar el proyecto al 100%.

Es por ello que, por ejemplo, en el caso de los elevadores hay funcionarios quienes señalan cuando fallan no es responsabilidad directa del gobierno municipal como tal, aunque ocupe las oficinas, sino de una empresa especializada que tiene la concesión.

Lo mismo que en el caso del suministro de papel y enseres para los baños públicos a disposición de trabajadores y público en general.