Pederasta Consignado Ante el Juez, Por Atacar a 2 Niñas

* El caso fue turnado a la Procuraduría de Justicia del Estado, quien solicitó la práctica de peritajes ginecológicos a las víctimas, los cuales indican que sí fueron víctimas del abuso.

Comunicado PGJ/ La Delegación Costa Norte de la Procuraduría de Justicia del Estado ejercitó acción penal contra un individuo que está confeso de haber atacado sexualmente a dos menores de 11 años de edad.

El señalado es Erik Miranda Larumbe, de 31 años, originario del Estado de Guerrero y con domicilio en la delegación de Ixtapa, municipio de Puerto Vallarta.

En relación a los hechos, las dos ofendidas, ambas de 11 años, indicaron que el pasado 27 de enero, al arribar a la escuela donde estudian, se percataron que había un letrero que indicaba que no había clases.

Por lo anterior, junto con un amigo, se fueron a caminar a la Plaza Marina; ya en el lugar, entraron a una tienda de regalos, donde a ellas se les hizo fácil tomar dos chocolates, sin pagarlos, lo cual fue visto por el ahora detenido Miranda Larumbe, quien comenzó a seguirlas.

Debido a esto, las niñas y el menor con el que iban, se asustaron, por lo que se echaron a correr, sin embargo, ellas no lograron liberarse del hombre, quien al darles alcance les dijo que había visto el robo de los chocolates y las iba a denunciar con la policía.

No obstante, les dijo que si lo acompañaban, no las iba a delatar, por lo que ellas accedieron, ante su temor.

Las víctimas manifestaron que el sujeto las obligó a abordar un taxi y les dio a beber un refresco a cada una, así como una pastilla, por lo que comenzaron a sentir sueño.

Luego fueron a una tlapalería donde él compró cinta adhesiva color plata, para finalmente llegar a un hotel, lugar en el que Miranda Larumbe, rentó una habitación y ya en ésta, como se encontraban somnolientas, les dijo que se acostaran en la cama y luego las ultrajó, además de que tomó fotos y video de los hechos, con su teléfono celular.

Cuando salían del lugar, el presunto delincuente sexual fue capturado por policías municipales, quienes recibieron el reporte del extravío de las jovencitas, por parte de uno de sus progenitores.

El caso fue turnado a la Procuraduría de Justicia del Estado, quien solicitó la práctica de peritajes ginecológicos a las víctimas, los cuales indican que sí fueron víctimas del abuso.

En torno a lo sucedido, Miranda Larumbe reconoció el hecho ilícito, e incluso se le aseguró un frasco del medicamento que les suministró a las niñas, denominado Clonazepam.

El hombre explicó que cuando se percató del robo que cometieron las menores, decidió amedrentarlas para satisfacer “una fantasía sexual”.

La fiscalía ejercitó acción penal en su contra por los delitos de violación equiparada, pornografía infantil y corrupción de menores.

El acusado quedó a disposición del Juez Segundo de lo Criminal con sede en el puerto, quien calificó como legal la detención del individuo.