Slim advierte a AMLO: cancelar el nuevo aeropuerto, freno al desarrollo

*El empresario Carlos Slim Helú advirtió que si se cancela la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México...
NOTAS RELACIONADAS

jornada.unam.mx

El empresario Carlos Slim Helú advirtió que si se cancela la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM) se frenará el desarrollo del país, porque la obra representa bienestar para 5 millones de habitantes de la parte más marginada de la Zona Metropolitana del Valle de México.

Sin mencionar por su nombre a Andrés Manuel López Obrador, dijo que los aspirantes a la Presidencia no deben opinar sobre la construcción del nuevo aeropuerto, porque son candidatos y esta obra se decidió hace cinco años.

Ahorita no tienen por qué meterse, ahorita son candidatos, esta es una decisión que se tomó hace cinco años, es más, la decisión estaba tomada desde el gobierno del presidente Vicente Fox. Ahorita no veo qué discuten. Y lo único que yo concluí analizando el proyecto es que tienen que revisarlo más a fondo con todas sus consecuencias, sus efectos. Este es un paradigma detonador de desarrollo fantástico, y destacó que esta obra tal vez sólo sea comparable con el Canal de Panamá, no por la inversión sino por sus efectos económicos y sociales.

Destacó que si en el desarrollo de ese proyecto se ha detectado corrupción, se debe castigar, y enfatizó que el grupo constructor que encabeza no ha sido partícipe de ningún tipo de acto ilícito.

Señaló que le preocuparía o le daría miedo que López Obrador ganara la Presidencia, si el criterio para todo será tomar decisiones sin información suficiente.

Criterios equivocados para inversiones

Me preocuparía o me daría miedo si se aplican criterios equivocados para las inversiones, sostuvo Slim Helú.

En conferencia de prensa ofrecida para fijar su postura sobre la intención de cancelar la construcción del NAICM, Carlos Slim Helú dijo que el proyecto alterno para construir el aeropuerto en Santa Lucía fue hecho por gente seria, pero no es viable por la lejanía, además de que tendrían que alternarse las operaciones ahí y en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM). Podría ser más barato, pero en poco tiempo tendría que pensarse en otra opción y no habría tantos beneficios sociales, laborales y económicos.

Explicó que la Sociedad de Inversión de Fondos para el Retiro de Inbursa participa en la Fibra E para la construcción del NAICM, porque ofrece un rendimiento de 10 por ciento, y su pago está garantizado por la tarifa de uso aeroportuario (TUA) que capte el AICM, el NAICM o cualquier aeropuerto que brinde servicio a Ciudad de México.

Slim Helú aseguró que ningún miembro de su familia invirtió en la Fibra E de forma individual, pero sí lo hicieron mediante el fondo de inversiones de las empresas, entre ellas Teléfonos de México, entre otras.

Luis Frías Humphrey, director de Banca Corporativa de Inbursa, explicó que la fuente de pago de la Fibra E son los remanentes de la TUA que están en garantía para la deuda que ya tiene contratada el proyecto del aeropuerto.

Adicionalmente, señaló, tiene los ingresos comerciales que se generen, pero esto no es específicamente del nuevo aeropuerto que se construya, sino es del aeropuerto que brinde servicio a Ciudad de México.

Puntualizó: si el NAICM no llegara a operar la TUA que se generen en el aeropuerto en funciones servirían para pagar la Fibra E. Si el proyecto de la nueva terminal aérea sigue su curso, la Fibra E se pagará en 2021, pero si no, se pagará en 2026.

Consideró que el NAICM debió ser una concesión a privados para que no hubiera todas estas discusiones. Y aclaró que no está interesado en la concesión.

El empresario hizo una descripción de lo que se podría hacer en el terreno del actual AICM, que sería una especie de Paseo de la Reforma, con zonas habitacionales, centros comerciales, culturales, universidades y zona de hospitales, entre otros servicios.

Slim Helú dijo que el proyecto del NAICM en marcha beneficiará a 5 millones de personas que hoy viven en condiciones no aceptables para el país, en el área más pobre y abandonada de la Zona Metropolitana del Valle de México, en 10 o 15 años se abatiría la marginación y crecería la clase media.

Negó que la construcción del NAICM cause hundimientos en la región, y dijo que esta obra y todo lo que se encuentre sobre zona de lagos se hundirá por la sobrexplotación de los acuíferos, para lo que es necesario hacer trabajos como la infiltración.

Una terminal aérea no se discute con base en si es cara o barata

Slim Helú señaló que la construcción de un aeropuerto no se discute con base en si sale más barato o más caro, no se está comprando un coche, sino los beneficios económicos, sociales, de empleo y desarrollo que representa. Dijo que se podrían alargar las pistas del actual aeropuerto y seguir operando, pero eso sería un parche y en poco tiempo se tendría que pensar en otra opción.

Relató que antes de entrar a trabajar en la revitalización del Centro Histórico él no conocía a López Obrador, pero siendo electo jefe de Gobierno de Ciudad de México se acercó al empresario gracias a un amigo mutuo para proponerle invertir en Paseo de la Reforma, le dije que no y le propuse invertir en el Centro Histórico, y entonces le pregunté al jefe de Gobierno y al presidente si estaban de acuerdo en que entrara al Centro y por agosto de 2001 se hizo el Consejo Consultivo y se formó un Comité Ejecutivo. Después el trato con López Obrador fue muy lejano, acotó.

El empresario evitó pronunciarse sobre una posible demanda si Andrés Manuel López Obrador llega a la Presidencia y cancela el nuevo aeropuerto. “Yo creo que la racionalidad del proyecto del NAICM es indiscutible, no veo muchas alternativas y la única que hay está clara. El grupo no tienen interés en efectuar el aeropuerto ni en meternos a cosas nuevas, todos conocen el tamaño del grupo, la terminal aérea representa 4 por ciento de los ingresos de Carso Infraestructura y Construcción y de Fomento de Construcciones y Contratas –empresa española en la que tiene participación–, en el grupo representa como medio por ciento”.