Tránsitos del estado extorsionan a taxis colectivos en Bahía

*Se trata de dos agentes de tránsito que se dedican a explotar de los choferes de taxis colectivos, les inventan violaciones de la Ley de Tránsito, les piden moche y si no les dan, les levantan folio que oscila arriba de los 3 mil pesos. Taxistas ya están hartos y dispuesto de interponer una queja ante el Director de Tránsito Estatal...
NOTAS RELACIONADAS

Por Paty Aguilar

Un buen número de taxistas del transporte colectivo de las Urvan de Bahía de Banderas, Nayarit, de las rutas desde San Vicente hasta San Juan de Abajo y el Colomo, tienen plenamente identificados a un par de agentes de tránsito del estado de Nayarit que fueron asignados a Bahía de Banderas a partir de esta nueva administración del mandatario estatal, Antonio Echevarría García, mismos que se han dedicado, desde su llagada, a cazar y extorsionar a los choferes con la amenaza de levantarles folio sin sustento ni fundamento, muchos de los casos inventados y tergiversados, según las quejas de los taxistas.

Ellos son Adrián López y Mario Antonio Zúñiga Castillo, cada uno en su moto, buscan la manera de sacar raja económica abusando de su cargo como servidores públicos y con ello afectan la economía de las familias de los choferes y del erario estatal. El delegado de San Juan de Abajo, ha recibido varias quejas contra estos agentes y nada hace al respecto.

A finales de diciembre y principio de enero, según comentan los taxistas, este par de agentes, empezaron a levantar folios con el argumento de que no habían pagado el refrendo, cuando este pago por las placas, hasta el año pasado se paga en los primeros tres meses del año, sin embargo, en algunos casos pidieron mordidas y si no les daban, entonces les levantan folios.

Esta situación, según comentan los taxistas, ya no la tolerarán, por lo que se están organizando para quejarse ante el Director de Tránsito del estado si el delegado de tránsito de San Juan de Abajo, no pone fin a estos abusos y extorsiones de este par de agentes que solo llegaron a Bahía de Banderas, no a servir y prevenir, sino a recaudar para su bolsillo.