Urge “manita de gato” en malecón II

* Ciudadanos urgen a la autoridad correspondiente arreglo de varios desperfectos identificados en el paseo del malecón II...

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Urge “manita de gato” en el malecón II.

Ciudadanos locales y visitantes nacionales, urgen a la autoridad municipal correspondiente el arreglo inmediato de varios desperfectos identificados en el paseo del malecón II.

Entre estos puntos identificados destacan varios, el primero de estos, tiene que ver con la falta de bastón en la escultura de la deportista mexicana, Lorena Ochoa.

Escultura que fue colocada y develada en su momento por autoridades turísticas del municipio y el estado.

Lamentablemente después de un tiempo, parte del bastón fue destruido y robado por malandrines.

En su momento, tras la denuncia, autoridades confirmaron que sería en cuestión de tiempo la reposición.

Pero a la fecha, todo sigue igual, dando un mal aspecto para los visitantes.

Este medio de comunicación, acudió al lugar de los hechos para constatar las denuncias hechas a través de las redes sociales, efectivamente los comentarios de los turistas quienes se toman fotografías en esta escultura, lamentan que la golfista, quien llegó a ser número 1 representando a nuestro país, carezca de su bastón.

Está incompleta la escultura y eso es grave, consideran.

Lo mismo pasa con la falta de supervisión e inspección del área de reglamentos para llamar la atención y en su caso, por reincidencia, sancionar a aquellas personas que contaminan al dejar todo tipo de basura sobre el pequeño muro que divie el área peatonal del malecón II con la playa.

Además que este muro ya está descarapelado en muchos tramos, hace falta pintura y arreglo inmediato.

Otro aspecto que llama la atención es el nulo mantenimiento al muelle en playa Los Muertos, la suciedad y grafiti.

Además de un eterno problema que no ha sido resuelto, tiene que ver con lo siguiente, ya que a lo largo y ancho del malecón II desde la zona de la fuente de los delfines, hasta Los Muertos, (antes de llegar a la zona de comida), los conectores e instalaciones eléctricas dejan mucho que desear.

Los contactos están a la intemperie y los cables apenas aislados con cinta adhesiva, insuficientes para evitar algún tipo de contingencia.