Vamos a seguir ponchando a los de la mafia del poder, dice AMLO entre abucheos

proceso.com.mx

CIUDAD DE MEXICO (proceso.com.mx).- En medio de abucheos y al grito de “¡Fuera, fuera, fuera!, el presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró el estadio de beisbol Alfredo Harp Helú, la cuarta sede oficial de la novena capitalina en 79 años de historia, y aseguró que seguirá “ponchando a los de la mafia del poder”.

En un breve discurso de apenas 3 minutos, el mandatario atribuyó las expresiones en su contra a un sector de aficionados, que por momentos interrumpieron su alocución en el nuevo escenario, que se localiza al interior de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca:

“No voy a hablar mucho porque hay algunos de la porra del equipo fifí, pero la mayoría de la gente está a favor del cambio”, dijo.

“Y ahora sí vamos a pitchear. Les voy a seguir tirando pura pejemoña, los voy a seguir controlando con lisas, recta de 95 millas y con curvas. Vamos a seguir ponchando a los de la mafia del poder”, aseguró López Obrador sobre el montículo, antes de lanzar la primera bola del nuevo diamante.

Antes, se comprometió a impulsar todos los deportes, pero en especial al beisbol –disciplina de la que es aficionado- en todas sus categorías.

En su segunda aparición pública en un acto inaugural en el ámbito deportivo, casi un mes después de haber cortado el listón del Salón de la Fama del Beisbol en Monterrey, el mandatario aseguró ante los aficionados reunidos en la nueva sede de los Diablos Rojos del México que impulsará, “desde luego”, a este deporte en las categorías, infantil, juvenil, amateur y profesional, “porque el beisbol es más que un deporte; es una pasión fecunda, que requiere de cabeza, de corazón y de carácter. Eso es el beisbol”.

La construcción de la nueva sede de los Diablos Rojos del México tardó casi cinco años, con una inversión de tres mil millones de pesos, que corrieron por cuenta del empresario Alfredo Harp Helú, dueño de la novena de beisbol y del inmueble que lleva su nombre.

El inmueble tiene capacidad para 20 mil 813 personas y se convierte en la cuarta sede de los Diablos Rojos, que antes pasaron por el desaparecido Estadio del Seguro Social, luego por el Foro Sol y por último el pequeño estadio Fray Nano.

En el marco inaugural del inmueble, Diablos Rojos jugará dos partidos de exhibición, entre hoy y mañana, ante un equipo de prospectos de la organización de Los Padres de San Diego, que portan el mismo uniforme de este equipo de Grandes Ligas.

Dentro de dos semanas, este escenario iniciará formalmente sus actividades, en el comienzo de la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol. En lo que será el banderazo oficial, los Diablos Rojos recibirán la visita de su acérrimo rival, Tigres de Quintana Roo.

Compartir