Ya hay Frente…. pero no amplio

*Una mañana húmeda y brumosa, a 300 días de la elección más compleja de la historia...

proceso.com.mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una mañana húmeda y brumosa, a 300 días de la elección más compleja de la historia, nació el inédito revoltijo de derecha e izquierda que se propone “conquistar la felicidad” de 120 millones de compatriotas: El Frente Ciudadano por México.

La euforia estalló en el vestíbulo del Instituto Nacional Electoral (INE), donde se abrazaron y tomaron de las manos panistas, perredistas y resentidos panistas que se refugiaron en Movimiento Ciudadano, un partido que se resiste a asumirse como tal.

Ya hay frente, pero no amplio, porque Dante Delgado, dueño de Movimiento Ciudadano, se obstinó en imponerle su sello a la amorfa alianza: El “Ciudadano” remplazó al “Amplio”.

En medio de los vítores, cuando Alejandra Barrales, Ricardo Anaya y Dante Delgado enlazaban sus manos, el letrero de unicel se desplomó del presídium y conoció el suelo.

También te recomendamos

PAN, PRD y MC formalizan ante el INE conformación del Frente Ciudadano por México
No faltó alguien que, supersticioso de la política, lo tomara como mal augurio para el flamante frente.

Por lo pronto, al frente le hace falta el candidato.

“¡Son 3 mil candidatos!”, evade el perredista Jesús Ortega, uno de los principales articuladores de la alianza con la derecha, su viejo sueño que sólo había hecho realidad a nivel estatal.

En voz baja, los estrategas confiesan que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera –la carta del PRD–, no da como presidenciable.

Pero el acuerdo es que mientras el candidato presidencial será del PAN, los perredistas se quedarán con la candidatura en la Ciudad de México con Alejandra Barrales, y si se decide a romper con Morena, con Ricardo Monreal. Hasta candidatean a Emilio Álvarez Icaza.

–¿El candidato es Ricardo Anaya? –pregunto a Ortega.

–No, va a haber un procedimiento.

–¿Y Margarita Zavala?

–Podría ser.

El expresidente del PRD aclara que el “procedimiento” prevé evaluar otros perfiles, aun los “que no son militantes” de los partidos aliancistas, aunque no pueden ser muchos. “¿Cómo hacemos que participen 18 o 20 en debates, en discusiones, encuestas?”.

Hasta se analiza al gobernador de Chihuahua, el panista Javier Corral, si Anaya sigue siendo golpeado por sus enemigos internos y los personeros de Enrique Peña Nieto, con quien rompió tras una larga relación que lo encumbró mientras fue útil.

Justamente en Chihuahua y frente a Corral, el 4 de agosto, Anaya aclaró que el frente está por encima de las ambiciones personales, lo que se ha interpretado que, si es el caso, podría él no ser el candidato.

La candidatura de Zavala es poco probable que transite en el Frente Ciudadano por México –“sería otra vez Felipe Calderón contra Andrés Manuel López Obrador”, dice un perredista–, pero mientras definen quién será su candidato presidencial, clave en una elección muy numerosa en cargos, celebran haber materializado el frente.

Sonrientes, exultantes, en primera fila estaban Rafael Moreno Valle, el exgobernador de Puebla que quiere ser el candidato presidencial del frente, pero que ansía dejar a su esposa, Martha Erika Alonso, como gobernadora, y él ir al Senado, y Héctor Serrano, el auténtico poder en el PRD de la Ciudad de México.

Junto a ellos numerosos miembros de Movimiento Ciudadano, varios expanistas refugiados en este partido: Fernando Elizondo, fugaz coordinador del gabinete de Jaime Rodríguez “El Bronco”; María Dolores del Río, excandidata a gobernadora de Sonora, y Macedonio Tamez, exalcalde de Zapopan, entre otros.

Una mezcla curiosa de derecha panista e izquierda perredista, que le urgía incorporar a otro partido para fortalecer al Frente Ciudadano por México de prerrogativas, spots y estructura para la elección más numerosa de la historia.

Agustín Basave, expresidente del PRD, es el encargado de esbozar los objetivos de la alianza, que pretende sustituir al actual régimen, como si los partidos aliancistas no fueran parte de él, y su objetivo es “conquistar la felicidad”, acabar con la corrupción y la impunidad, fortalecer el Congreso e instaurar un modelo de desarrollo con el Estado como promotor activo.

Barrales, presidenta actual del PRD, le siguió en las alocuciones frente a los consejeros del INE presididos por Lorenzo Córdova: “No pretendemos mimetizarnos, sino uniros”, aclaró.

Con voz ronca, Dante Delgado también se fue contra el régimen que permitió el ascenso al poder “a la generación más corrupta de la historia del país”, en clara referencia al grupo en el poder que encabeza Enrique Peña Nieto.

En su turno, Anaya también habló contra el régimen vigente, al que pertenece su propio partido, y enseguida hilvanó lo que une a los tres partidos que se comprometieron a caminar juntos de hoy al 31 de diciembre de 2024.

“Hoy el PAN participa en este frente con la firme convicción de recuperar nuestro talante social, nuestra opción preferencial por los pobres”, expresó el presidente del PAN, en una expresión jamás escuchada en ese partido y que pertenece a la Teología de la Liberación de la Iglesia latinoamericana.

Y en lo que concitará asombro entre el conservadurismo panista, sobre todo los neoliberales, exclamó:

“Hoy nos afirmamos decididamente por los que menos tienen, convencidos de que el Estado debe intervenir de manera activa para promover la solidaridad, solidaridad entre los que más saben, más pueden y más tiene, con los que ni saben ni pueden ni tienen”.

Felices estaban los promotores del frente, porque consolidaban lo que, a su juicio, no conviene al PRI de Peña Nieto ni a López Obrador.

“Ellos pensaban polarizar. Cada uno en la polarización pensaba ganarle al otro y ser los únicos actores de la contienda. La contienda se va a tercios y va a ganar el tercio mayor”, razonó Ortega.

Anaya, a su vez, aprovechó el acuerdo que se tejía entre Morena y el PRI para instalar la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, tal como ocurrió en el Senado para impulsar a Ernesto Cordero, su enemigo que está en vías de expulsar del PAN.

“Será muy importante observar cómo vote Morena. ¿Por qué? Hoy va a quedar claro cuál es la verdadera oposición en nuestro país. Se está rumorando, no lo garantizo, pero es algo que todos hemos escuchado: Que Morena ya llegó a un acuerdo con el PRI, lo cual desnudaría lo que en realidad es ese partido político”.

Sí: Frente ya hay. Le falta el candidato…